Terapia Conductual

La terapia de la conducta (también conocida como ("terapia conductual cognitiva") es, junto con la psicodinámica y la psicoterapia analítica, uno de los tres tipos de terapia científicamente reconocidos en Alemania y que forman parte de los servicios integrales proporcionados por el seguro médico.

La terapia conductual se basa en las teorías del aprendizaje. En esencia, consideramos que nuestra forma de ser, nuestra personalidad, es principalmente fruto de nuestras experiencias. Si bien nacemos con ciertas predisposiciones genéticas o biológicas, son el aprendizaje y las distintas experiencias vitales los responsables de que estas potencialidades fragüen o cristalicen en una u otra dirección.

Por todo ello, la infancia es de gran importancia, pero también lo es la adolescencia y la madurez. Todos los periodos de nuestra vida son importantes porque posibilitan experiencias y generan aprendizajes que contribuyen a modelar nuestra manera de ser.

La Terapia Conductual Cognitiva consiste en enseñar al paciente una serie de técnicas y estrategias psicológicas científicamente probadas para que este sea capaz de afrontar por sí mismo sus dificultades. El psicólogo actúa como un entrenador y la terapia es un proceso de entrenamiento o reaprendizaje donde el objetivo es enseñar al paciente a ser su propio terapeuta y reforzar sus propias habilidades para superar sus dificultades.